Oigan… ¿Y Scaramuche?

Ji, ji, ji, ji… No es cierto espadachín, acá te esperamos. Por lo pronto, informo: Estoy de regreso en el caótico, pero no menos hermoso Distrito Federal. ¡Viva Chilangolandia!